Martes, Abril 23, 2024

Declaración de líderes mundiales sobre la crisis mundial de seguridad alimentaria y nutricional

Compartir:

Declaración conjunta de los jefes de la FAO, el FMI, el Banco Mundial, el PMA y la OMC sobre la crisis mundial de seguridad alimentaria y nutricional. La pobreza y la inseguridad alimentaria están aumentando después de décadas de avances en materia de desarrollo.

Roma/Washington, DC/Ginebra – Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) Director General QU Dongyu, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva, Presidenta del Grupo del Banco Mundial (GBM) David Malpass, Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) David Beasley y el Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Ngozi Okonjo-Iweala, emitieron la siguiente declaración conjunta en la que piden medidas urgentes continuas para abordar la crisis mundial de seguridad alimentaria y nutricional:

Ofrecemos nuestras más profundas condolencias al pueblo de Türkiye y la vecina República Árabe Siria que han sufrido los recientes terremotos. Nuestras organizaciones están monitoreando de cerca la situación, evaluando la magnitud del desastre y trabajando para movilizar el apoyo necesario de acuerdo con los mandatos y procedimientos de cada organización.

A nivel mundial, la pobreza y la inseguridad alimentaria están aumentando después de décadas de avances en materia de desarrollo. Las interrupciones en la cadena de suministro, el cambio climático, la pandemia de COVID-19, las restricciones financieras a través del aumento de las tasas de interés y la guerra en Ucrania han causado un impacto sin precedentes en el sistema alimentario mundial, y los más vulnerables son los más afectados. La inflación de alimentos sigue siendo alta en el mundo, con docenas de países experimentando una inflación de dos dígitos.

Según el PMA, 349 millones de personas en 79 países padecen inseguridad alimentaria aguda. La prevalencia de la desnutrición también va en aumento, luego de tres años de deterioro. Se espera que esta situación empeore, y se prevé que los suministros mundiales de alimentos caigan a un mínimo de tres años en 2022/2023 (1). La necesidad es especialmente grave en 24 países que la FAO y el PMA han identificado como focos de hambre, de los cuales 16 se encuentran en África (2). La asequibilidad de los fertilizantes, definida por la relación entre los precios de los alimentos y los precios de los fertilizantes (3), también es la más baja desde la crisis alimentaria de 2007/2008, que está provocando una menor producción de alimentos y afectando más a los pequeños agricultores, empeorando los precios locales de los alimentos, que ya eran altos. Por ejemplo, la reducción en 2022 de la producción de arroz, del que África es el mayor importador del mundo.

En respuesta a la inflación de los precios de los alimentos, combustibles y fertilizantes, los países han gastado más de $710.000 millones en medidas de protección social que cubren a 1.000 millones de personas, incluidos aproximadamente $380.000 millones en subsidios. Sin embargo, solo se han gastado $4.300 millones en países de ingresos bajos para medidas de protección social, en comparación con $507.600 millones en países de ingresos altos (3).

Para evitar un empeoramiento de la crisis de seguridad alimentaria y nutricional, se requieren más acciones urgentes para (i) rescatar los focos de hambre, (ii) facilitar el comercio, mejorar el funcionamiento de los mercados y fortalecer el papel del sector privado, y (iii) reformar y reorientar los subsidios dañinos con una focalización cuidadosa y eficiencia. Los países deben equilibrar las intervenciones urgentes a corto plazo con los esfuerzos de resiliencia a más largo plazo a medida que responden a la crisis. 

1. Rescatar los puntos críticos de hambre

Hacemos un llamado a los gobiernos y donantes para que apoyen los esfuerzos a nivel nacional para abordar las necesidades en los puntos críticos, compartir información y fortalecer la preparación para crisis.

El PMA y la FAO necesitan fondos con urgencia para atender de inmediato a los más vulnerables. En 2022, WFP y sus socios llegaron a un número récord de personas (más de 140 millones) con asistencia alimentaria y nutricional, basada en contribuciones récord de $ 14 mil millones, de los cuales $ 7,3 mil millones provinieron solo del gobierno de los Estados Unidos. El PMA envió más de USD 3000 millones en transferencias de efectivo a personas en 72 países y brindó apoyo a programas de alimentación escolar en 80 países, incluidos 15 millones de niños a través de apoyo directo y más de 90 millones de niños a través del refuerzo de los programas nacionales de alimentación escolar del gobierno.

La FAO ha invertido mil millones de dólares para apoyar a más de 40 millones de personas en áreas rurales con intervenciones agrícolas urgentes. Estas actividades se centraron principalmente en los 53 países enumerados en el Informe mundial sobre crisis alimentarias.

El Banco Mundial está proporcionando un paquete de seguridad alimentaria y nutricional de $ 30 mil millones que cubre los 15 meses desde abril de 2022 hasta junio de 2023, incluidos $ 12 mil millones en nuevos proyectos, que se han comprometido antes de lo previsto. Esto también incluye $3500 millones en nuevo financiamiento para la seguridad alimentaria y nutricional en los puntos críticos. Además, el Banco ha asignado $748 millones de su modalidad de Financiamiento de Respuesta Temprana de $1000 millones de la Ventana de Respuesta a Crisis (CRW) de la AIF para abordar principalmente las necesidades en los puntos críticos y está movilizando fondos adicionales para CRW.

También se debe movilizar financiamiento para el Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (FCLP) del FMI a fin de brindar financiamiento en condiciones favorables a los países de bajos ingresos que enfrentan necesidades de balanza de pagos. La nueva ventana de crisis alimentaria del FMI ha apoyado hasta ahora a Ucrania, Malawi, Guinea y Haití, mientras que nueve países que enfrentan una inseguridad alimentaria aguda se beneficiaron del apoyo financiero del FMI a través de nuevos programas o el aumento de los existentes, con un enfoque en el fortalecimiento de las redes y políticas de seguridad social para ayudar a abordar el impacto de la crisis alimentaria.

La Alianza Global para la Seguridad Alimentaria (GAFS, por sus siglas en inglés) está apoyando una mayor preparación para crisis a través del desarrollo y la puesta en marcha de planes multisectoriales de preparación para crisis de seguridad alimentaria en 26 condados, que deben ser apoyados por gobiernos y donantes. GAFS también continúa monitoreando la gravedad de la crisis alimentaria y el financiamiento de la respuesta global a través del Panel de Seguridad Alimentaria y Nutricional Global. También damos la bienvenida a los esfuerzos de todas las partes para movilizar más fondos para la transformación agrícola de África, como se señala en la Declaración de Dakar (4) y queremos reconocer el gran trabajo realizado por David Beasley, Director Ejecutivo, WFP, durante su mandato.  

2. Facilitar el comercio, mejorar el funcionamiento de los mercados y potenciar el papel del sector privado

Los países deben minimizar las distorsiones comerciales, fortalecer la provisión de bienes públicos y permitir que el sector privado contribuya significativamente a mejorar los resultados de la seguridad alimentaria. Reiteramos nuestro llamamiento urgente a los países para (i) evitar políticas como las restricciones a la exportación, que pueden impedir el acceso a los alimentos a los consumidores pobres en los países importadores de alimentos de bajos ingresos; (ii) apoyar medidas de facilitación del comercio, para mejorar la disponibilidad de alimentos y fertilizantes, (iii) apoyar iniciativas de financiación del comercio de manera transparente e indiscriminada; y (iv) adherirse a los compromisos asumidos en la 12ª Conferencia Ministerial de la OMC (5).

Si bien los países han levantado algunas prohibiciones a la exportación de trigo y arroz, las nuevas restricciones y prohibiciones a la exportación, en particular de hortalizas, están obstaculizando la disponibilidad en los mercados mundiales. La seguridad alimentaria mundial se puede fortalecer si los gobiernos apoyan tanto a los productores como a los consumidores de alimentos de manera inteligente y específica, por ejemplo, fortaleciendo la provisión de bienes públicos de manera que mejoren la productividad agrícola de manera sostenible. Los países pueden utilizar esquemas de cupones electrónicos para fertilizantes y evitar la contratación pública a gran escala y los esquemas de distribución subsidiada, ya sea de insumos o productos agrícolas, que desplazan al sector privado.

La Plataforma Global de Seguridad Alimentaria de IFC del GBM, con un valor de USD 6000 millones , ayuda a los agricultores a acceder a fertilizantes y otros suministros críticos, al mismo tiempo que ayuda a las empresas privadas a realizar inversiones a más largo plazo, centrándose en mejorar la resiliencia de los sistemas agroalimentarios y la eficiencia en el uso de fertilizantes. Los países deben seguir el Código internacional de conducta para el uso y la gestión sostenibles de fertilizantes de la FAO a fin de gestionar de forma sostenible los nutrientes para la seguridad alimentaria (6).

3. Reformar y reorientar los subsidios dañinos con una focalización cuidadosa y eficiencia

Los países deben reformar y reorientar los subsidios universales generales hacia programas temporales y mejor focalizados para la seguridad alimentaria global y los sistemas alimentarios sostenibles, considerando los aspectos clave de (i) eficiencia, (ii) costo y sostenibilidad fiscal, (iii) flexibilidad, (iv) administración complejidad, (v) equidad, y (vi) resiliencia y sostenibilidad fortalecidas.

La mayor parte de la respuesta global de protección social a la inflación se presenta en forma de subsidios, la mitad de los cuales no están focalizados, son ineficientes y costosos para gobiernos que ya están limitados. Se debe aumentar el apoyo para que los países fortalezcan y desplieguen estrategias de protección social integrales, viables y que respondan a las crisis. Las políticas y reformas respaldadas por el financiamiento del FMI y el Banco Mundial se han centrado en la transición de medidas de base amplia a enfoques más específicos.

Los países deben reexaminar y reformar su apoyo a la agricultura, que ascendió a alrededor de $639 mil millones por año entre 2016 y 2018, y desde entonces ha ido en aumento. De cada dólar gastado, solo 35 centavos van a parar a los agricultores (7). Gran parte de este apoyo incentiva el uso ineficiente de los recursos, distorsiona los mercados globales o socava la sostenibilidad ambiental, la salud pública y la productividad agrícola.

Sin ignorar las compensaciones inherentes asociadas con las reformas de políticas a gran escala (10), este financiamiento debe reformarse y reorientarse de manera que fortalezca la resiliencia y la sostenibilidad del sistema agroalimentario, como la adopción de buenas prácticas agrícolas, investigación e innovación ( incluida la eficiencia en la aplicación de fertilizantes y alternativas a los fertilizantes sintéticos), servicios de extensión y asesoría, infraestructura y logística mejoradas, y tecnologías digitales que mejoran la productividad de manera sostenible.

La nueva estrategia de ciencia e innovación de la FAO y la perspectiva de las tecnologías e innovaciones de los sistemas agroalimentarios (11), junto con la iniciativa One CGIAR, desempeñan un papel fundamental en estas áreas para generar beneficios globales de las reformas de cada país (8).

Ya se están tomando medidas para abordar los desafíos estructurales subyacentes en la protección social y en los mercados de alimentos y fertilizantes, pero se necesita una acción más concertada en estas tres áreas clave para evitar una crisis prolongada. Estamos comprometidos a trabajar de manera conjunta y con impacto para apoyar a los más vulnerables.

Esta es la tercera declaración conjunta de los jefes de la Organización para la Alimentación y la Agricultura, el Fondo Monetario Internacional, el Grupo del Banco Mundial, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial del Comercio sobre la crisis mundial de seguridad alimentaria y nutricional. Se puede acceder a las Declaraciones Conjuntas anteriores aquí (1) y aquí (2) .

Referencias

(1) Según FAO, https://www.fao.org/3/cc3233en/cc3233en.pdf . Notas adicionales: Si bien los precios mundiales de las materias primas alimentarias se están suavizando junto con la demanda mundial, se mantienen por encima de los promedios históricos , lo que agota los recursos de las economías importadoras. Los precios locales de los alimentos siguen siendo altos, lo que afecta a los pobres que gastan más de su presupuesto en alimentos . La evidencia emergente sugiere que las brechas en la asequibilidad de los alimentos están dando lugar a resultados nutricionales más deficientes , lo que afecta especialmente a los niños. Hoy en día, las mujeres padecen más inseguridad alimentaria que los hombres en todas las regiones del mundo, y la crisis actual está ampliando esta brecha.

(2) Según FAO y WFP, https://docs.wfp.org/api/documents/WFP-0000142656/download/?_ga=2.256731330.858355092.1673881754-618635265.1673881754 .

(3) Según FAO, https://www.fao.org/documents/card/en/c/cb9427en

(4) Según el Banco Mundial, https://documents1.worldbank.org/curated/en/099400012222223378/pdf/P176585074ebcd0260a3ca04efbbb3c25c0.pdf

(5) Según AfDB, https://www.afdb.org/sites/default/files/2023/01/27/dakar_ii_declaration_food_sovereignty_and_resilience_.pdf

(6) Según la “Declaración ministerial sobre la respuesta de emergencia a la inseguridad alimentaria” de la OMC, 22 de junio de 2022, https://docs.wto.org/dol2fe/Pages/SS/directdoc.aspx?filename=q:/WT/MIN22 /28.pdf&Abrir=Verdadero

(7) Según FAO, https://www.fao.org/documents/card/en/c/ca5253en/

(8) Según IFPRI y el Banco Mundial, https://www.ifpri.org/news-release/press-briefing-new-report-repurposing-agricultural-support-transform-food-systems

(9) Según FAO, PNUD y PNUMA https://www.fao.org/3/cb6562en/cb6562en.pdf

(10) Según FAO, https://www.fao.org/documents/card/fr/c/CC0639EN

(11) Según FAO, https://www.fao.org/3/cc2506en/cc2506en.pdf

(12) Según CGIAR, https://www.cgiar.org/food-security-impact/one-cgiar/

spot_img

Lo más leido

spot_img

Más Noticias

Con las relaciones diplomáticas no se juega

El viejo orden internacional está en llamas. Las reglas tradicionales de la diplomacia han empezado a perder su...

Presidente Boric inaugurará Conferencia sobre Acuerdo de Escazú

El presidente Gabriel Boric inaugurará hoy la tercera reunión de la Conferencia de las Partes del Acuerdo de...

Campesinos advierten peligro de semillas industriales

Organizaciones campesinas de América Latina y el Caribe advirtieron en Chile el daño que causan hoy las semillas...

Inició la Escuela de Comunicadores Comunitarios de El Monte

El sábado 6 de abril, con la participación de la Presidenta Nacional del Colegio de Periodistas de Chile,...