Miércoles, Mayo 22, 2024

Marzo: Rosa de Luxemburgo pilar del movimiento feminista.

Compartir:

Las propuestas teóricas sobre el capitalismo e imperialismo y su negativa a participar en la I Guerra Mundial la posicionaron como una de las más grandes y mejores revolucionarias del siglo XX.

La teórica marxista Rosa Luxemburgo nació el 5 de marzo de 1871 en Polonia oriental, entonces sometida al imperio zarista, y fue asesinada el 15 de enero de 1919 en Berlín, capital alemana.

Por su trabajo y consecuencia, Rosa de Luxemburgo es considerada una de los pilares de las ideas revolucionarias del siglo XX y una de las fundadoras del socialismo democrático, y que continúa siendo símbolo de la lucha de los y las trabajadores y del pensamiento socialista hasta hoy.

En su libro La Revolución Rusa, la Rosa Roja criticó constructivamente al movimiento bolchevique, sosteniendo que la forma soviética de la revolución de octubre no puede ser un modelo mecanicista y universalizada para aplicarlo en todas las latitudes del planeta, ganándose con ello, el repudio de muchos líderes, entre ellos, Joseph Stalin.

En una época donde las mujeres tenían poco acceso al mundo académico, la Rosa Roja o Junius como gustaba llamarse, Luxemburgo pudo asistir a la universidad y alcanzar el grado de doctora en Ciencias Jurídicas de la Universidad de Zurich.

A los 18 años abandonó Polonia, su país de origen, debido a la persecución por su militancia socialista trasladándose a Suiza, país donde finalizó sus estudios y se une al Partido Socialdemócrata Polaco.

Junto al alemán Karl Liebknecht, con estudios de derecho y militante activo de los derechos sociales y de los trabajadores, fundan la liga Spartaquista, la que posteriormente se convierte en el Partido Comunista Alemán.

Rosa de Luxemburgo, prolífica autora de varios libros y una de las creadoras y redactora del diario marxista Neue Zeit (Nuevo Tiempo). Fue arrestada y llevada a prisión en varias oportunidades.

Su pensamiento político

Rosa Luxemburgo realizó grandes contribuciones en el desarrollo del marxismo, especialmente entre nacionalismo y socialismo, así como el socialismo democrático.

De igual modo, se destacó en el análisis de aspectos teóricos como el imperialismo y el capitalismo explicados en La acumulación del capital de 1913.

Para Luxemburgo, el crecimiento de las potencias capitalistas ocurrió tras la expansión de las colonias. En esta misma línea estudió las primeras teorías sobre el imperialismo.

Igualmente defendía la opción socialista internacional alejada de nacionalismos.

En su visión respeto al desarrollo de su pensamiento feminista, Rosa de Luxemburgo escribía en “La mujer Proletaria” en 1912:

El capitalismo fue el primero en sacarla de la familia y ponerla bajo el yugo de la producción social, forzada a los campos de otros, a talleres, edificios, oficinas, fábricas y almacenes. Como mujer burguesa, la hembra es un parásito de la sociedad; su función consiste en compartir el consumo de los frutos de la explotación. Como mujer pequeño burguesa, ella es un caballo de batalla para la familia. Como mujer proletaria moderna, la mujer se convierte en un ser humano por primera vez, ya que la lucha [proletaria] es la primera en preparar a los seres humanos para que contribuyan a la cultura, a la historia de la humanidad.

Para la mujer burguesa propietaria, su casa es el mundo. Para la mujer proletaria, el mundo entero es su casa, el mundo con su tristeza y alegría, con su crueldad fría y su tamaño crudo. La mujer proletaria marcha con los trabajadores del túnel desde Italia a Suiza, campamentos en cuarteles y silbidos mientras seca pañales junto a los acantilados que explotan en el aire con explosiones de dinamita. Como trabajadora agrícola estacional, se sienta en primavera en medio de la conmoción de las estaciones de tren en su modesto bulto, una bufanda que cubre su cabello despeinado, y espera pacientemente a ser transportada de este a oeste. Entre las masas multilingües de proletarios hambrientos en la cubierta central de un transatlántico, ella migra de Europa a América con cada ola que elimina la miseria derivada de la crisis. De esta manera, si una crisis estadounidense surgiera como contracorriente en la dirección de su miseria original en Europa, ella volverá, a nuevas esperanzas y decepciones, a una nueva búsqueda de trabajo y pan.

La mujer burguesa no tiene ningún interés real en los derechos políticos, porque no ejerce ninguna función económica en la sociedad, porque disfruta de los productos terminados de la dominación de clase. El llamado a la igualdad de las mujeres, cuando se desarrolla bien entre las mujeres burguesas, es la ideología pura de unos pocos grupos débiles sin raíces materiales, un fantasma del antagonismo entre el hombre y la mujer, una peculiaridad. Por lo tanto, la naturaleza farsa del movimiento sufragista.

La mujer proletaria necesita derechos políticos porque ejerce la misma función económica, esclaviza el capital de la misma manera, mantiene el estado de la misma manera, y es desangrado y reprimido por él de la misma manera que el proletario masculino. Ella tiene los mismos intereses y toma las mismas armas para defenderlos. Sus demandas políticas están arraigadas profundamente en el abismo social que separa la clase de los explotados de la clase de los explotadores, no en el antagonismo entre hombre y mujer sino en el antagonismo entre capital y trabajo”.

Al estallar en 1914 la Primera Guerra Mundial, la Rosa Roja fue una de decidida opositora al conflicto bélico, siendo por esta razón arrestada y acusada en varias ocasiones a incitar a los soldados alemanes a la rebelión.

De acuerdo J. P. Nettl, en su libro Rosa Luxemburg y Alfred Doblin en su libro “Karl and Rosa”, Rosa Luxemburgo como Liebknecht fueron capturados en Berlín el 15 de enero de 1919, siendo asesinados ese mismo día. Rosa Luxemburgo fue derribada a culatazos por el soldado Otto Runge (1875-1945), luego recibió un disparo en la cabeza por parte del teniente Kurt Vogel (1889-1967) o del teniente Herman Souchon (1894-1982); su cuerpo fue lanzado al Landwehr Canal en Berlín. Liebknecht recibió un tiro en la nuca, y su cuerpo fue enterrado en una fosa común.

Fuente: El Maipo

spot_img

Lo más leido

spot_img

Más Noticias

Sistema frontal continuará azotando centro y sur de Chile (+Foto)

Las lluvias asociadas a un fuerte sistema frontal que afecta el centro y sur de Chile continuarán hoy,...

Tras acuerdo laboral, retomará funciones puerto de Coronel

Tras 56 días de paro, los trabajadores del puerto chileno de Coronel llegaron a un acuerdo con los...

Contra la justicia a la carta. Por Álvaro Ramis Olivos

La preservación de un Poder Judicial imparcial e independiente, y la defensa de la vigencia del Estado de...

El monopolio de las armas no está al servicio de la oligarquía. Por Roberto Pizarro Hofer

La derecha ha utilizado y manipulado a las Fuerzas Armadas para asegurar su reproducción en el poder, más...