Lunes, Abril 22, 2024

La Casa de los Carrera en El Monte revive con recorrido turístico y proyecto de arte.

Compartir:

La hacienda que perteneció a José Miguel Carrera y a sus hermanos y que fue testigo de los hechos trágicos de la Independencia de Chile, se abre ahora a público con visitas guiadas. El proyecto es de la familia Correa, quienes la adquirieron hace 150 años y donde desde hace 30 funciona la Viña Doña Javiera.

Corría 1823 y en Chile un golpe de Estado lograba la abdicación del Director Supremo Bernardo O’Higgins, tras seis años en el cargo. El llamado padre de la Patria daba un paso al costado, amenazado por una inminente guerra civil liderada por su opositor Ramón Freire, y se autoexiliaba en Perú. Al otro lado de la cordillera, otra antigua adversaria celebraba y ponía fin a su propio autoexilio de 10 años. Javiera Carrera, única mujer del clan que luchara activamente por la Independencia de Chile, aunque en rivalidad con O’Higgins, regresaba al país arrastrando todavía el velo negro de la derrota. Sus últimos años los pasaría recluida en su hacienda de El Monte, dedicada a las labores domésticas y a la caridad. Cuatro años después, durante el gobierno de Francisco Antonio Pinto, lograría al fin su deseo más anhelado: repatriar los cuerpos de sus hermanos Luis, Juan José y José Miguel, fusilados en Mendoza, en 1818 y 1821, respectivamente.

Esa casa, donde Javiera Carrera pasó sus últimos años y que fuera testigo mudo de los hechos trágicos de la Independencia de Chile, ha sido por más de 100 años uno de los secretos mejor guardados de la localidad de El Monte. Hace 30 años funciona allí la Viña Doña Javiera, administrada por la actual familia propietaria de la hacienda, quienes han conservado el inmueble tal y como se levantara a mediados del siglo XVIII. Hoy uno de los herederos, el gestor cultural Francisco Yávar Correa (32) está dando marcha a un ambicioso plan que espera relevar el valor histórico de la casa y de paso convertirla en un nuevo polo cultural y artístico de la zona.

La primera etapa ya es un hecho: la apertura a público de la Casa de los Carrera, decretada Monumento Nacional en 1974, a través de visitas guiadas donde es posible recorrer los espacios exactos por donde caminaron, comieron y durmieron los hermanos independentistas. Hay lugares históricos indudables como la pileta de metal traída de Francia y donde se dice Javiera Carrera bordó la primera bandera nacional de la Patria Vieja, de colores azul, blanco y amarillo; también su cama original, y el comedor de mediados de 1800 que sirvió de punto de reunión familiar. Los jardines también permanecen intactos con un árbol de sequoya centenario y los tres magnolios plantados por la misma Javiera.

“La verdad es que mi abuelo materno, Francisco Correa Salas, conservó muy bien esta casa. El vivió en el ala histórica y yo con mis hermanos y mi madre residimos en otra ala más nueva, hasta que tuve 18 años. Siempre tuve en mi cabeza abrir este patrimonio a la comunidad, pero también convertirlo en algo de mayor valor. Hasta ahora la casa se ha ocupado para eventos, matrimonios y también la hemos prestado para grabaciones de comerciales, pero la verdad es que es muy poco conocida incluso por los vecinos de El Monte. Ahora ya empezamos a abrirla a público con visitas guiadas que hay que reservar con 48 horas de anticipación”, cuenta Francisco Yávar.

La Casa de los Carrera está abierta de martes a domingo y tiene tres modalidades de visita: recorrido guiado ($ 10.000), visita y degustación de vinos ($ 15.000) y más almuerzo ($ 30.000). Estudiantes y personas de la tercera edad pagan la mitad, menores de 10 años entran gratis. “Me gustaría que el aporte fuera sólo simbólico pero por ahora debemos inyectar recursos para nuestro proyecto cultural”, cuenta Yávar.

Se trata de la segunda etapa del plan que incluye la recuperación de un antiguo bodegón de 450 metros cuadrados donde eventualmente funcionará un centro cultura con sala de exhibiciones y auditorio. “Estoy convencido de que la historia se activa cuando se hacen cruces con otras expresiones como el arte contemporáneo. Este lugar va a revivir con todo el peso histórico que tiene, pero también mi visión es construir una nueva historia unida al arte y que pueda convertir a El Monte en un referente artístico”, dice Yávar.

Ya hay un precedente. El año pasado el gestor cultural junto a la curadora Sofía Edwards y desarrollaron la muestra Húsares trágicos, donde por un fin de semana invitaron a 17 artistas a intervenir la casa con obras de video, pinturas, esculturas e instalaciones. Llegaron dos mil personas. Luego la misma exposición estuvo durante tres meses, entre julio y septiembre, en el MAC de Parque Forestal. “Fue la primera vez que hacíamos algo así y fue un éxito, nos dio la oportunidad de invitar a muchos vecinos que por primera vez visitaron la casa. La idea es seguir con estos proyectos de arte contemporáneo y sumarles conciertos al aire libre”, agrega.

Fuente: La Tercera

spot_img

Lo más leido

spot_img

Más Noticias

Con las relaciones diplomáticas no se juega

El viejo orden internacional está en llamas. Las reglas tradicionales de la diplomacia han empezado a perder su...

Presidente Boric inaugurará Conferencia sobre Acuerdo de Escazú

El presidente Gabriel Boric inaugurará hoy la tercera reunión de la Conferencia de las Partes del Acuerdo de...

Campesinos advierten peligro de semillas industriales

Organizaciones campesinas de América Latina y el Caribe advirtieron en Chile el daño que causan hoy las semillas...

Inició la Escuela de Comunicadores Comunitarios de El Monte

El sábado 6 de abril, con la participación de la Presidenta Nacional del Colegio de Periodistas de Chile,...